¿Cómo se forman las arrugas?

Cuando hablamos, reímos, nos entristecemos o expresamos cualquier emoción, en nuestro rostro están simultáneamente trabajando innumerables músculos faciales. Estos músculos también se emplean cuando se produce una tensión interior y son por lo tanto, un indicador para medir nuestro estado de ánimo.
A mayor tensión, mayor esfuerzo tienen que realizar los músculos faciales y por lo tanto más tensa estará la piel.

Para relajar la piel, el cuerpo necesita fibras elásticas compuestas por aminoácidos. A medida que pasan los años, el organismo dispone cada vez en menor medida de aminoácidos y como consecuencia, la piel se vuelve menos elástica y envejece. Éste, es un proceso lento que, por suerte, no percibimos conscientemente y sólo se hace evidente cuando comparamos nuestro aspecto actual con fotos del pasado.

En resumen, hay dos causas que producen arrugas:

  1. El exceso de tensión en la piel; también producido a causa de una mala alimentación, el consumo de tabaco y la hiperacidez.
  2. La disminución con el paso del tiempo de la fuerza de las fibras que relajan los músculos faciales.

 

volver a la página de inicio