¿Cómo se llega a la terrible celulitis?

La celulitis (o piel naranja) se define en general como el hundimiento o las huellas puntuales en la piel que, principalmente se encuentran en la zona de los muslos, brazos, caderas y nalgas. La celulitis se presenta casi exclusivamente en las mujeres. Los hombres tienen la suerte de poseer una estructura diferente del tejido conjuntivo. La celulitis puede aparecer a los 25 años de edad en los casos de sobrepeso. Hasta un 90% de las mujeres maduras tienen celulitis, a diferente escala.

La celulitis se da mayoritariamente en las mujeres porque el tejido adiposo se encuentra situado bajo su piel y las tiras de colágeno que atraviesan ese tejido adiposo, en forma de pilares, se hinchan de forma irregular dependiendo de los cambios hormonales cíclicos en las mujeres, haciendo visible de este modo, las fibras de colágeno de la capa grasa de la piel. Por lo tanto, la celulitis se produce entre otros, por cuestiones hormonales. En la actualidad no hay pruebas científicas que afirmen que la acumulación de sustancias nocivas en el tejido conjuntivo sea la causa de la celulitis.

El aspecto de la piel de la celulitis se puede dividir en tres grupos:

  1. Las huellas que se ven al presionar sobre la piel
  2. Las huellas que se ven cuando la persona está de pie pero no cuando está tumbada
  3. Las huellas que también se ven cuando la persona está tumbada

La celulitis no causa dolores y tampoco limita las funciones corporales vitales. Por este motivo, lo importante es saber que la celulitis no es una enfermedad, sino una alteración biológica del tejido conjuntivo. La problemática de la celulitis es por lo tanto de naturaleza estética. Existen numerosos métodos para prevenir o reducir el riesgo de la celulitis e independientemente de que el tratamiento sea médico o cosmético, hasta el día de hoy ninguno ha conseguido ser completamente eficaz.

A menudo se aplican las siguientes medidas para combatir la celulitis:

  • Producir presión mediante la introducción de un tubo especial de vacío.
  • Drenajes linfáticos.
  • Tomar medidas para aumentar el riego sanguíneo mediante suficiente deporte, duchas de contraste de agua caliente y fría, masajes, etc.
  • Una alimentación equilibrada. El aumento del consumo de vitamina C contribuye a la conexión de las fibras de colágeno para el fortalecimiento del tejido conjuntivo. Los aminoácidos L-arginina y L-glutamina estimulan mucho la circulación y a su vez, fortalecen el tejido conjuntivo y muscular, con lo cual, la piel muestra un aspecto más estético y terso.
  • Baños de mar.
  • Aplicar compresas térmicas.
  • Crioterapia: aplicación directa de frío a una temperatura extremamente baja durante un período de tiempo reducido.
  • Tratamiento de electroterapia con corriente galvánica.

El uso de cremas, pomadas u otros tratamientos cosméticos no pueden tener éxito, dado que la celulitis afecta a las estructuras profundas de la piel. Como mucho, el proceso mecánico del masaje podría presentar un cierto, pero limitado efecto positivo. Aunque la liposucción extrae la grasa corporal, las huellas típicas de la celulitis no desaparecen o vuelven a desarrollarse más tarde.

Conclusión: La celulitis es algo en lo que las mujeres poco pueden influir. No obstante, se puede combatir la celulitis consiguiendo resultados eficaces practicando el deporte adecuado y combinándolo con masajes y una alimentación controlada (rica en aminoácidos, especialmente L-arginina y L-glutamina).

 

volver a la página de inicio