Cuidados de la piel en verano

El verano y las vacaciones al sol son buenos para el ánimo y la salud, sin embargo justamente es el sol quien ataca las células de la piel de una forma considerable a través de los rayos ultravioletas. Un factor adicional que perjudica nuestra piel es la agresividad de la sal marina que se deposita en la piel cuando nadamos o a través del aire.

Es importante utilizar una crema protectora para la cara, así como cuidar la piel con aminoácidos y minerales, pero no sólo cuando estamos en la playa, sino también ¡cuando damos un paseo por la ciudad! ¡La combinación de productos hidratantes por fuera y nutrientes por dentro es ideal!

Una alimentación equilibrada y rica en vitaminas es también particularmente importante en verano. La piel requiere unos cuidados continuos con vitaminas, minerales y aminoácidos, especialmente con vitamina B, glutamina, arginina y carnitina. Sólo entonces aprovechará su función protectora y mantendrá su estructura firme durante mucho tiempo. Precisamente en verano, la piel está expuesta a mucha agresión producida por la radiación ultravioleta y en este caso, las vitaminas y los aminoácidos actúan capturando radicales.

La piel, como capa protectora del cuerpo, está directamente expuesta a todas las influencias climatológicas como el calor, el frío, el sol y el agua marina. Después de tomar el sol es especialmente importante cuidar la piel de forma adecuada. Una ducha abundante refresca la piel y la limpia eliminando residuos irritantes de sal y arena. No utilices un jabón normal, porque seca aún más la piel ya de por sí maltratada. Se recomienda utilizar un gel de ducha o un jabón que hidrate y confiera suavidad a la piel.

A continuación, debéis mimar vuestra piel con un buen hidratante o aceite. Con un suministro suficiente de vitaminas y minerales podéis actuar contra el envejecimiento acelerado de la piel producido por la radiación ultravioleta:

  • Utilizando un gel de ducha hidratante y cremas con aditivos naturales y sin conservantes.
  • No utilizar jabón (a menos que tenga un pH neutro), ya que daña el manto ácido protector de la piel y la reseca.
  • No utilizar maquillaje ni máscara, si es posible. Lo admitimos, ¡es casi imposible!
  • Cuando se acabe la crema de manos se puede utilizar aceite de oliva, suaviza mucho las manos. Para conseguir un mejor efecto se puede calentar un poco el aceite y luego extenderlo. También es idóneo para el cuidado de las uñas.

Grandes errores sobre protección solar:

El agua no es un protector solar
El agua ablanda la piel córnea y esto hace que los rayos solares la atraviesen más fácilmente. Por este motivo, se debe llevar una camiseta puesta siempre que buceemos.

¿Ropa como protección solar?
Una camiseta blanca solamente reduce la intensidad solar en un 10%. Por ello es también indispensable aplicarse crema.

Aplicación frecuente de productos de protección solar
Se cree que una aplicación repetida, prolonga el efecto de protección, lo cual es sorprendentemente falso. El factor de protección solar actúa como tal 1 vez para todo el día. Una aplicación generosa de protección solar ni aumenta el factor de protección solar, ni prolonga el tiempo de protección.

La sombra nos protege del sol
Siempre y cuando se respeten los tiempos máximos recomendados para tomar el sol a diario, se puede conseguir un bronceado saludable y duradero a la sombra. En la sombra tampoco se debe exagerar.

¿Me puedo quemar si está nublado?
Incluso cuando está totalmente nublado y no se divisa el sol por ninguna parte se puede producir una quemadura solar de una intensidad considerable debido a que la radiación del sol sólo se ve reducida aprox. en un tercio cuando atraviesa las nubes.

El frío no protege del sol
Se piensa que el frío puede retardar una quemadura de sol. Pero esto también es falso. Por el contrario, el frío aumenta incluso los efectos de la radiación UVB hasta en un 50%.

Consejos:

  • Beber mucho, agua también. :-)
  • Aplicar especialmente en la nariz más protección solar con un factor alto (p.e. FPS 60).
  • Con el calor el contorno sensible de los ojos tiende a hincharse. Un paño enfriado en hielo durante algunos minutos, aliviará rápidamente la hinchazón.

Lo principal es no dejar de divertirse al sol.

Se despiden vuestras amigas
Isabel y Josefa

 

volver a la página de inicio